Sport Performance

Programa diseñado para deportistas amateur y profesionales que deseen aumentar su nivel de rendimiento.

Cada plan de entrenamiento se centra en la noción de la especialidad deportiva y la individualizacion, lo cual permite optimizar cada entrenamiento en cuanto a calidad y cantidad.

Los programas son continuamente evaluados y modificados en respuesta a los progresos de cada deportista.

el programa incluye

Evaluación, seguimiento médico y supervisión kinésica.

Evaluación nutricional y de la composición.

Medición y evaluación física y funcional especifica.

Diseño, programación y control del programa de entrenamiento.

Niños y adolescentes en formación

Programa diseñado en niños y adolescentes deportistas que desean crear una base física sólida que les permita llegar al alto rendimiento.

Cada plan de entrenamiento físico es cuidadosamente planificado en relación a un entrenamiento multilateral (equilibrio físico) y especializado, de acuerdo a cada etapa de maduración y especialidad deportiva

el programa incluye

Evaluación, seguimiento médico y supervisión kinésica.

Evaluación nutricional y de la composición.

Medición y evaluación física y funcional especifica.

Diseño, programación y control del programa de entrenamiento.

Las demandas físicas del básquetbol implican una contribución fisiológica de los sistemas de potencia, tanto aeróbicos como anaeróbicos. Una mejora en el rendimiento físico se traducirá en un mejor rendimiento en el juego tanto a nivel defensivo como ofensivo.

En Motion desarrollamos un programa de entrenamiento físico individualizado de acuerdo a la edad y la posición de cada jugador, lo que nos permite mejorar el rendimiento ante esfuerzos intermitentes de alta intensidad, la fuerza, potencia, velocidad y agilidad.

El programa incluye una batería de evaluación especifica, estrategias para favorecer la recuperación y ejercicios para la prevención de lesiones.

Los estudios revelan que el voleibol indoor se caracteriza por episodios frecuentes y cortos de ejercicio de alta intensidad, seguidos por períodos de ejercicio de baja intensidad y períodos breves de descanso. Esto sugiere que los jugadores requieren que sus sistemas de potencia aeróbicos y anaeróbicos estén bien desarrollados.

Las exigencias se colocan en el sistema neuromuscular en los diferentes sprints, al agacharse o lanzarse, en los saltos y en los movimientos multidireccionales que se producen en varias ocasiones durante la competición.

En Motion desarrollamos un programa de entrenamiento físico centrado en mejorar la velocidad y la potencia muscular y en poder llevar a cabo estos esfuerzos máximos repetidos con una recuperación limitada por la duración de el partido. Uno de nuestros objetivos principales será mejorar el salto vertical ya que es considerado un indicador crítico del rendimiento para el voleibol.

El programa incluye una batería de evaluación especifica, estrategias para favorecer la recuperación y ejercicios para la prevención de lesiones.

Una alta exigencia física es requerida en el voleibol playa ya que durante un partido se realizan múltiples esfuerzos de alta intensidad que duran aproximadamente 6 a 8 s en combinación con períodos de recuperación de baja intensidad y corta duración. La capacidad de reproducir y mantener la calidad de estos esfuerzos es un componente clave de rendimiento.

En Motion desarrollamos un programa de entrenamiento físico que desafía la capacidad de los deportistas para realizar esfuerzos máximos en repetidas ocasiones. Un objetivo importante de nuestro programa de acondicionamiento de voleibol playa es maximizar la altura del salto vertical, la aceleración multidireccional y minimizar el exceso de estrés, tanto en el despegue y el aterrizaje.

El programa incluye una batería de evaluación especifica, estrategias para favorecer la recuperación y ejercicios para la prevención de lesiones.

Las investigaciones sugieren que un jugador de futbol recorre entre 10 y 13 km durante un partido; mujeres entre 9 y 11 km. Cada jugador realiza carreras de velocidad mayores a 20 km ∙ h-¹, en promedio, cada 70 a 90 s. Esto sugiere que el fútbol es un deporte donde la velocidad es cada vez mas esencial para el rendimiento.

En Motion desarrollamos un programa de entrenamiento físico individualizado por posición permitiendo mejorar atributos físicos como la velocidad, agilidad, fuerza, potencia, capacidad de repetir sprints y resistencia para llevar a cabo esfuerzos de alta intensidad en reiteradas ocasiones ya que estás habilidades motoras son determinantes para el éxito en el futbol.

El programa incluye una batería de evaluación especifica, estrategias para favorecer la recuperación y ejercicios para la prevención de lesiones.

Las investigaciones realizadas en hockey sugieren que el rango de tiempo individual de juego suele ser entre 30 y 70 minutos tanto para hombres y mujeres, con un tiempo medio de aproximadamente de 45 a 55 minutos para la competición de élite. Sin embargo, es común que las posiciones de ataque presenten sustituciones con más frecuencia y tengan menos tiempo de juego en comparación con posiciones defensivas.

Aunque la media de tiempo de juego del hockey es considerablemente mas corto que otros deportes de equipo, la intensidad relativa (metros recorridos por minuto) de un partido es muchas veces mayor. Los hombres jugadores de elite pueden recorrer 132-142 m · min- 1 y las mujeres 120-129 m · min-1 intensidades relativas mayores que las reportadas en el fútbol por ejemplo.

Debido a que las necesidades fisiológicas actuales del hockey implican un sistema de potencia aeróbico muy desarrollado, una capacidad de desarrollar un gran número de carreras de alta intensidad y realizar con frecuencia esfuerzos que requieren cambios de dirección y aceleraciones, en Motion desarrollamos un programa de entrenamiento físico individualizado y acorde a cada posición que permita mejorar los atributos físicos que son esenciales para el éxito en el hockey.

El programa incluye una batería de evaluación especifica, estrategias para favorecer la recuperación y ejercicios para la prevención de lesiones

El Rugby es un deporte físicamente exigente, que requiere que los jugadores realicen esfuerzos frecuentes de alta intensidad (por ejemplo, sprints a máxima velocidad, golpes físicos, y tackles), separados por períodos cortos de actividad de baja intensidad (por ejemplo, caminar y trotar).

En Motion desarrollamos un programa de entrenamiento físico para desarrollar la fuerza/ hipertrofia muscular, potencia, velocidad, agilidad y la potencia aeróbica. El programa incluye una batería de evaluación especifica, estrategias para favorecer la recuperación y ejercicios para la prevención de lesiones.

Las investigaciones demuestran que el rendimiento en los corredores depende directamente del volumen máximo de oxigeno consumido (VO2max), la fracción máxima de VO2max que pueda ser mantenida durante la duración de la carrera, y el costo de energía al correr por unidad de distancia.

Cada factor se puede mejorar de manera significativa con métodos de entrenamiento adecuados.

En Motion desarrollamos un programa de entrenamiento individualizado para corredores que permite mejorar la potencia aeróbica, el umbral de lactato y la economía de movimiento.